Un diabético por la Bola del Mundo

LA RED

El Alto de Guarramillas o Bola del Mundo ha sido el último reto para la diabetes no es mi límite en un gran día de superación personal.

El pasado domingo 15 de Junio llevamos a cabo una ruta que teníamos planeada hace tiempo y que como no podía ser de otra manera no decepcionó, pues a pesar de la dureza y del calor, los paisajes y los momentos vividos ese día hacen que mereciera la pena.

bola

Por motivos logísticos hubo que subir a Cercedilla en tren, lugar donde comenzaba la ruta y de aquí tomando el camino del Calvario y diferentes senderos, tras varias horas llegamos al Puerto de Navacerrada. Hasta aquí el camino es francamente espectacular, pues practicamente todo él discurre por pinares, helechos y riachuelos.

Ya en el Puerto de Navacerrada y tras reponer las existencias de agua, muy importante cuando estás en la montaña  y más aún cuando el sol aprieta, pues el riesgo de deshidratación es muy alto en situaciones así, y reponer líquidos es de suma importancia. Así pues, una vez aquí, nos dispusimos al último tramo de ascensión para coronar el Alto de Guarramillas o Bola del Mundo, aquí el paisaje cambia por completo, los árboles desaparecen pero la espectacularidad del entorno sigue siendo sobrecogedora.

en la bolaDesde el puerto ascendemos los últimos y más duros 400 metros de desnivel de los más de 1000 de ascensión del día, pero a pesar de ello las panorámicas que nos regala este último tramo son merecedoras de cualquier sacrificio que hagamos y hacen que incluso ese buen ánimo nos conduzca a la cumbre antes incluso de lo esperado.

A medida que subimos, las famosas antenas por las que se ha dado el nombre de Bola del Mundo comienzan a aparecer y aunque la estampa que ofrecen es muy criticada por muchos…, no podemos negar que ya forman parte de la silueta de nuestra queriada Sierra de Guadarrama.

Una vez coronada la montaña viene lo mejor, el almuerzo, es curioso lo sabroso que sabe todo después de una dura jornada y más cuando las vistas que tienes en frente son tan espectaculares.

Para terminar solo quedaba bajar nuevamente al Puerto de Navacerrada y de ahí a la estación para tomar allí el mítico tren Cremallera que nos llevara nuevamente a Cercedilla y de ahí a Madrid.

La conclusión del día es 10 de 10. Más de 20km a lo largo de un gran día y con la que puede ser la mejor compañía y que será protagonista en multitud de retos futuros, por tanto gracias!!

Para finalizar y como hacemos siempre, recordaros a todos que la diabetes no tiene que ser vuestro límite, y que a pesar de esta…, se puede. Es muy importante estar bien controlado y hacer controles paulatinos para asegurarse de que nada transcurre fuera de los cauces habituales y en montaña de igual manera, pues aquí no se admiten sorpresas, así que ser constantes, hacer las cosas bien, entrenar…, y no habrá nada que una persona diabética no pueda conseguir.

Bola del mundo

Publicado el 18 de junio, 2014 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Mis retos Sin categoría | Con las siguientes etiquetas Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *