Trail Lozoyuela con diabetes se puede.

El pasado  23 de abril de 2017 tuvo lugar la Madrid Táctica Trail de Lozoyuela y la diabetes no es mi límite, dentro de nuestro proyecto 365 con diabetes, estuvo allí para demostrar  a todos que cuando luchas por lo que crees, te esfuerzas por conseguirlo y haces las cosas bien, no hay nada que no pueda lograrse, y una vez más podemos decir alto y claro que con diabetes se puede.

Esta carrera tenía cierto punto de romanticismo, pues Lozoyuela es el pueblo donde hize mi primera carrera por montaña, más concretamente un Trail de aventura hará como 7 años, y volver allí después de estos años me trajo muy gratos recuerdos, aunque también un sabor agridulce. Grandes amigos conocimos allí en aquel Raid y alguno por desgracia ya no está. Es triste pero así como la montaña cuando estamos en ella nos da la vida, también a veces nos muestra su cara más amarga, y te la quita. Esta carrera va por tí amigo.

A las 10:20 daba comienzo la carrera, por lo que llegamos antes, para como siempre tener tiempo de sobra para retirar el dorsal y poder calentar en condiciones. Este tipo de carreras tiene la peculiaridad que desde el km 0 ya pican para arriba, por lo que conviene salir con las piernas en modo “correr”.

La carrera muy bonita, la primera mitad alternaba subidas con bajas, con lo que era un pelín rompepiernas, pero no suponía lo rompepiernas que iba a ser hasta que encaramos la subida al pico de la Perdiguera, los últimos 200 metros de ascensión son los más duros que recuerdo de las últimas carreras que he hecho. Para colmo una vez coronado apenas había transición y ya estaba la super bajada y como no,  a los pocos metros de encararla aparecieron mis primeros calambres, momento en el que se encendieron todas las alarmas, pues quedaman 10km de los 25 totales de la carrera, afortunadamente bajé un poco el ritmo, porque lo cierto es que había empezado super fuerte, y conseguí acabar la carrera de manera bastante digna y sin ningún problema, eso sí, las agujetas los días siguientes…, una pasada. Finalmente 2horas 49 minutos y muy contentos, pues ha supuesto un gran entreno de calidad de cara a los 101 km de la legión del próximo 13 de Mayo.

Sobre la organización la verdad que bajo mi criterio de 10, el recorrido muy bonito, con tramos de pisteo y técnicos, por lo que había para todos los gustos, los voluntarios muy atentos en todo momento, los avituallamientos siempre con todo lo necesario y al final un rico plato de pasta con su cervecita, que al menos a mi, me supo a gloria.

Como siempre agradecer a mi padre y a María por los madrugones y por acompañarme a las carreras, pues aunque lo de los podium no es lo mío…, ellos saben lo que significa para mí, pues para mí la victoria no radica en la clasificación, sino que el mayor triunfo está en ver como me supero, en como voy cumpliendo mis metas y en como puedo demostrar que la diabetes no es mi límite. Es por eso que mientras me queden fuerzas trataré siempre de hacer ver a todos que con diabetes se puede, porque no solo corro por cumplir mis objetivos, corro por todos aquellos que dudan de sobre su calidad de vida tras debutar en la diabetes, demostrándoles que si creen en algo, luchen y luchen hasta que lo consigan, porque sí, con diabetes se puede.

 

Publicado el 8 de mayo, 2017 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Mis retos | Con las siguientes etiquetas Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *