Deporte y diabetes

DEPORTE Y DIABETES

El ejercicio es una pieza fundamental en el tratamiento integral de la diabetes. La práctica deportiva tiene como consecuencia un incremento en la sensibilidad a la insulina lo cual facilita la entrada de glucosa a las células musculares. De este modo se logra mantener mejor el equilibrio de la glucosa en sangre (glucemia) y existe una menor necesidad de recibir medicación (antidiabéticos orales) o insulina.

BENEFICIOS

Caminar o correr de forma suave, sin realizar cambios de ritmo bruscos, es uno de los ejercicios más recomendables para el diabético. Los deportes que utilizan preferentemente el metabolismo aeróbico, es decir, los de resistencia, son los más adecuados. Atletismo (carreras de fondo), ciclismo, natación, etc., son algunos ejemplos, ya que estos deportes no requieren gastos bruscos de energía sino esfuerzos mantenidos. El combustible utilizado en estas actividades suele estar representado por los hidratos de carbono (tanto glucógeno muscular como glucosa de la sangre) y grasas.

Pautas dietéticas en el diabético tipo I durante la práctica de ejercicio:

El diabético que precisa tratamiento con insulina debe tener en cuenta que el ejercicio produce un descenso de la glucemia y que si no se adoptan las medidas oportunas, se corre el riesgo de sufrir una hipoglucemia (nivel de glucosa en sangre inferior a 65 mg%). En general, el médico o educador nutricional le recomendará una serie de pautas a seguir, como pueden ser:

  • Suplementar con alimentos que contienen hidratos de carbono.
  • Disminuir la pauta de insulina.

Beneficios de la práctica regular de ejercicio físico:

  • Mejora el riego sanguíneo y es “cardiosaludable”: Aumenta el llamado buen colesterol (HDL-c) en sangre y contribuye a reducir los niveles de triglicéridos sanguíneos.
  • Disminuye la necesidad de insulina o antidiabéticos orales.
  • Junto con una dieta hipocalórica, contribuye al descenso del peso en caso de sobrepeso u obesidad.
  • Mejora la capacidad de trabajo, proporciona bienestar físico y psíquico; mejora la calidad de vida.

Efectos de la práctica de ejercicio físico:

  • El azúcar en sangre tiende a descender: Mejora la sensibilidad ante la insulina y el azúcar se aprovecha mejor por parte de las células de nuestro cuerpo.
  • En la diabetes tipo II no dependiente de insulina, el riesgo de sufrir bajadas de azúcar en sangre (hipoglucemias)con la práctica de ejercicio es infrecuente, los suplementos de hidratos de carbono no suelen ser necesarios, a diferencia de lo que ocurre en la diabetes tipo I, que sí es dependiente de insulina.

Tomar precauciones en caso de:

  • Enfermedad cardiovascular o pérdida de sensibilidad nerviosa (riesgo de lesiones).
  • De forma general queda contraindicado el ejercicio físico si el diabético presenta una cifra de glucemia en ayunas superior a 250 mg%.

Consejos sobre el ejercicio para las personas con diabetes:

Los siguientes consejos te pueden ayudar a evitar los problemas relacionados con la diabetes mientras haces ejercicio:

  • Contrólate el azúcar.
  • Toma la dosis correcta de insulina.
  • Aliméntate bien..
  • Lleva encima tentempiés y agua.
  • Si sales de viaje, llévate todo lo necesario para controlar la diabetes.
  • Díselo a tus entrenadores.
  • No dudes en dejar de hacer ejercicio o tomarte un respiro si necesitas picar algo, beber agua o ir al lavabo.

En qué te debes fijar:

Tu médico te enseñará qué concentraciones de azúcar son adecuadas o inadecuadas para hacer ejercicio. Si tu concentración de azúcar es inadecuada, también te explicará qué debes hacer para poder retomar la actividad que estabas practicando. Si percibes cualquiera de los signos o síntomas que figuran a continuación, deja de hacer ejercicio y sigue tu plan de control de la diabetes.

1.       Es posible que tengas una concentración baja de azúcar en sangre si:

  • estás sudando mucho
  • notas que se te va la cabeza o te sientes mareado
  • estás tembloroso
  • te sientes débil
  • estás ansioso
  • tienes hambre
  • te duele la cabeza
  • te cuesta concentrarte
  • estás confundido

2.      Es posible que tengas una concentración alta de azúcar en sangre si:

  • tienes mucha sed
  • tienes que orinar mucho
  • estás agotado
  • ves borroso

Ante todo y muy a tener en cuenta, desde aquí os recomiendo que antes de empezar a hacer una actividad física de manera habitual, es de vital importancia habléis con vuestro médico contándoles vuestro propósito, pues él es el que mejor os sabrá aconsejar y solo así podréis hacer una práctica deportiva con todas las medidas de seguridad para vosotros.

Publicado el 26 de febrero, 2014 | Por | Sin Comentarios | En la categoría | Con las siguientes etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *