No tengas miedo a decir soy diabético

CONSEJOS

Ya han pasado muchos años desde que debuté en la diabetes y hasta el día de hoy han sido muchos los retos que he superado y algunos otros que no me han dejado realizar por el camino, pero eso nunca me ha impedido decir que soy diabético y luchar por superarme.

Recuerdo la primera vez de vacaciones de verano en mi pueblo cuando dije a mis amigos que era diabético, sin no con un poco de vergüenza, pues hasta mi propio desconocimiento sobre la enfermedad me hacía dudar sobre cuál sería el trato conmigo por parte de mis amigos a partir de ese momento. La reacción no podía ser otra más que de pura normalidad por su parte, pues salvo la curiosidad por ver cómo me pinchaba, en nada más me diferenciaba de ellos.

LOGO3

Pasados los años mi situación es de total normalidad para los que me rodean y lo que es primordial, para mí. Nunca tengo problemas en decir que soy diabético, aunque profesionalmente me haya cerrado alguna puerta, pues hay determinadas profesiones para las que a priori estamos, no menos capacitados, pero si el riesgo de sufrir cualquier alteración brusca en nuestros niveles de glucosa, alegan podría suponer un riesgo para nosotros mismos y para otros.

Otra problemática que hay es a la hora de renovar o sacar el carné de conducir, pero bueno, no entraremos aquí en esa disputa pues no es el fin.

Mi intención con todo esto es que no hay que tener miedo a decir que somos diabéticos, es más, todo lo contrario. Pues en un momento dado el que nuestro entorno conozca nuestra enfermedad, puede salvarnos la vida. No hace falta que nos presentemos como “hola, soy Fran y soy diabético”, pero sí que lo tratemos con toda normalidad, pues realmente es lo que es.

Además de hablar con naturalidad sobre la diabetes con otros, es muy importante, para los que no nos conocen, hacerles fácil el camino en caso de encontrarse en una situación de hipoglucemia ante nosotros. Es vital que llevemos algún tipo de distintivo ya sea cadena, pulsera…, donde se indique claramente que somos diabéticos y a poder ser, el tipo también. Pues ante una bajada brusca de azúcar algo tan sencillo como una identificación puede ahorrar muchos problemas.

Dicho todo esto solo me queda recalcaros como siempre que la diabetes no tiene que ser un límite, pues bien tratada te permite hacer todo lo que te propongas, por lo que no seas tú quien te ponga esos límites.

Publicado el 24 de abril, 2013 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Consejos Sin categoría | Con las siguientes etiquetas Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *