Media Maratón Lisboa con diabetes se puede

El pasado 19 de Marzo de 2017 se disputó en Lisboa su mundialmente conocida Media Maratón y la diabetes no es mi límite estuvo allí para demostrar una vez más, que con diabetes se puede.

Es por eso que aprovechamos el puente de San José para salir de nuestro día a día, hacer un poco de turismo, pues Lisboa es sencillamente genial y aprovechar para hacer lo que más nos gusta, correr y demostrar que los límites no se miden por enfermedades, en mi caso la diabetes, sino que se miden por las ansias de superación diarias y siempre por las ganas de mejorar.

Ya en Lisboa tras unos días por la ciudad, encarando sus innumerables escaleras, comiendo sus ricos pescados y escuchando el Fado, esa música tan profunda típica de Portugal, llegó el día de la carrera. El ambiente de ese fin de semana en Lisboa era el de los grandes eventos deportivos, pues miles de corredores de decenas de nacionalidades nos congregamos en la capital portuguesa, para disfrutar de esa fiesta del deporte que es la media maratón en un entorno tan formidable como es la ciudad lusa.

Desde bien temprano por cualquier lugar de la capital podías encontrar corredores que se dirigían a la línea de salida, justo al otro lado del puente del 25 de abril bajo los pies del formidable Cristo Redentor. Todos los transportes de la capital que se dirigían a ese punto eran literalmente abordados por los participantes de la prueba en un ambiente inmejorable de compañerismo y hermanamiento entre todos.

A las 10:30 de la mañana era el pistoletazo de salida, donde los participantes del medio maratón y los marchadores comenzaban su aventura a través del puente 25 de Abril.

Esos primeros kms debido al gran volumen de gente se hacían relativamente lentos, era una pasada mirar delante o detrás la marea humana y todos con un fin, acabar.

El calor fue el gran protagonista y enemigo de todos los que allí estuvimos, afortunadamente la organización lo tuvo presente y contamos con gran cantidad de avituallamientos donde poder hidratarnos, a pesar de ello, mucha gente por las cunetas sufrieron los efectos de la deshidratación y los calambres. Y es que tanto con diabetes como si no, cuando preparas una carrera y más un medio maratón, debes ir con las tareas hechas y no improvisar, pues corremos el riesgo de sufrir sustos, lesiones y en nuestro caso hipoglucemias e hiperglucemias, que solo entrenando en condiciones y con ayuda de los profesionales médicos y deportivos, podremos aprender a controlar y evitar así en gran medida,  muchos de esos problemas el día de la carrera.

Aunque no fue mi mejor tiempo en una media maratón, 1h50min, estoy muy satisfecho, pues a nivel deportivo me encontré muy a gusto, demostrando una vez más que con diabetes se puede y a nivel diabetes genial, pues no tuve ningún problema en mi control de glucosa y la carrera se desarrolló con plena normalidad permitiendo que disfrutara al máximo ese día.

Me gustaría ya para finalizar, agradecer a María el regalazo de cumpleaños que supuso ese viaje y darla la enhorabuena por su participación en la marcha, pues se pulió los 7 km corriendo como la campeona que está hecha y disfrutando de ellos.

Correr no solo es calidad de vida, sino que además es genial, disfrutas como un niño y conoces gente que realmente es muy enriquecedora y hacen que sea realmente increíble hacer deporte, por muy duros que puedan resultar algunos entrenos, pero a la hora de cruzar la meta…, todo se olvida y solo sientes la satisfacción del trabajo bien hecho. Así que recordar, con diabetes se puede!!

 

Publicado el 27 de abril, 2017 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Mis retos | Con las siguientes etiquetas Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *