Genaro Trail

MIS RETOS

El pasado 29 de Marzo tuvo lugar el Genaro Trail, una carrera por montaña de 50km y 1500m de desnivel positivo en la sierra norte madrileña, que discurre por la Senda del Genaro, bordeando todo el embalse del Atazar.

Esta carrera desde su anuncio entró en mi mente como reto a conseguir, nunca había afrontado esa distancia ni corriendo ni andando, y quería con ella hacer ver a todos que ni la distancia ni la diabetes iban a ser mi límite. Es por eso que una vez tomada la decisión de inscribirme comencé con los entrenos para llegar a la fecha lo más preparado posible fisicamente, y lo que es más importante en nuestro caso, debía aprender a oir a mi cuerpo, pues como diabético no podemos dejar nada a la improvisación, y todo, tanto la comida, como las sensaciones…, debía experimentarlas previamente para evitar sorpresas que nos pudieran dar un susto.

salidaY por fin llegó el 29 de Marzo, y a las 8 de la mañana estabamos en el Berrueco, recogiendo el dorsal y ultimando detalles. Algo más de 300 eramos los inscritos, pero el mal día hizo que más de uno finalmente se quedara entre las cálidas sábanas de su hogar.

canalA las 9 de la mañana tomamos salida y comenzamos la hazaña del día, la carrera discurrió por paisajes preciosos, unas veces entre pinares, otras entre jaras, muchas veces entre rocas y piedras, otras por pastos y acabamos por encinas, y siempre en un entorno digno de cualquier postal.

La carrera fue muy dura, sobre todo la primera mitad debido al desnivel, y por el terreno, era casi siempre por senderos con muchas piedras, que en mi caso me machacaron los pies. Ya en la mitad del recorrido, en el pueblo del Atazar, los senderos cambiaron por pistas más transitables, que aunque eran más apropiadas para correr…, en mi caso en muchos momentos fueron las más idóneas para caminar.

Así pues, tras casi 8 horas de no parar completé el recorrido, y aunque todo era cansancio y dolor, el premio de llegar y superar los límites que nos ponemos, hace que las sensaciones obtenidas no se puedan expresar con palabras y la felicidad del momento sea incalculable.

Es por eso que desde aquí quiero como siempre animar a todos a hacer realidad nuestros sueños, porque con preparación y con la voluntad de querer poder hacer algo, se puede, y con diabetes se puede y como no, la diabetes no es mi límite, ni el de nadie que luche porque no lo sea.

presa

Para terminar dar las gracias, a todos los compañeros corredores que estuvimos allí, por el gran compañerismo que se desprendía y a todos los voluntarios, pues gracias a ellos fue todo mucho más fácil y una sonrisa en un momento tan duro…, francamente ayuda y mucho. Y como no, agradecer a mi padre los madrugones y su compañía, pues verlo en la meta al llegar ya supone un premio a tal esfuerzo.

Publicado el 1 de abril, 2014 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Mis retos Sin categoría | Con las siguientes etiquetas Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *